De origen prehispánico, hoy es un monumento culinario que preserva una manera determinada de entender el sentir patriótico.

En el país, la cantidad de lectores se redujo en 4 años en 22%, según la Encuesta Nacional de Consumos Culturales. La falta de interés fue la respuesta que dio la mitad sobre por qué no lee.

La Fundéu lanzó la propuesta a través de sus redes sociales. Los usuarios responden a una definición y cuentan qué palabras usan para ella en sus respectivos países. Quien se resiste a gastar, además de tacaño, es duro, agarrado, amarrete, codo o rata.